Descripción del proyecto:

Nos encontramos en la espectacular Cala Llamp. Las mejores vistas de toda la parcela las tenemos en la parte más alta, detrás de la vivienda. El problema aquí era que tanto la superficie que teníamos que ajardinar como la zona de acceso a ella, eran bastante rocosas, empinadas, estrechas y próximas a las casas vecinas.

Contamos también con la desventaja que supone encontrarse directamente frente al mar; fuertes embates de viento, spray marino y zonas de insolación directa alternada con sombras perpetuas de los pinos existentes y que, por supuesto, respetamos.

Transformamos todos estos inconvenientes en virtudes creando un jardín con pantallas de ocultación muy tropicales y que, poco a poco, fuimos disipando hasta convertir en un espacio puramente mediterráneo.

Como todos nuestros trabajos, este jardín es ante todo, sostenible. Para ello escogimos minuciosamente distintas especies de palmeras, árboles y arbustos exóticos que, no sólo consumirán pocos recursos, si no que se desarrollarán magníficamente bien en nuestro entorno y armonizan perfectamente con las especies más áridas que introducimos en transición imperceptible.

Integramos una ducha en uno de los trocitos de “selva” que hemos creado y construimos una escalera de piedra natural que nos lleva hasta la parte más alta del jardín, donde nos espera una zona en la que poder deleitar los sentidos: una terraza rodeada de olores, texturas y formas a base de aromáticas (lavandas, salvias, romeros, etc), culinarias (menta, tomillo, etc) y frutales (limas, naranjos, limoneros y mandarinos).

El resultado es un jardín mediterráneo muy exuberante que, además de poder disfrutar visualmente, podremos también olerlo y comérnoslo.

Salvamos este obstáculo reconfigurando y aplicando en el terreno una solución centenaria y muy característica de la esencia del paisaje mallorquín: la formación de niveles en terrazas.

Para ello, colocamos piedras de gran tamaño con las que fuimos creando una serie rocallas. Con esta acción conseguimos crear un suelo en la que poder llevar a cabo las plantaciones y a la vez, protegerlo de la erosión y pérdidas de tierra por escorrentía.

Rematamos el conjunto construyendo un pequeño huerto de traviesas de madera en el que poder cultivar nuestras verduritas y colocando arbustivas muy aromáticas, cascadas de planta colgante entre las rocas, y un sendero que nos conduce, a través de un jardín de cítricos y olivos, a una plazoleta en la que poder disfrutar, tumbado en una cama balinesa o sentado en unos cómodos sillones, de las espectaculares vistas que tenemos desde aquí hacia la bahía de Palma.

Detalles

Una vez terminado el proyecto continuamos con su mantenimiento ofreciendo un servicio de calidad y personalizado.

Nuestra web utiliza cookies con la intención de mejorar la experiencia del usuario. Para seguir navegando acepta la Política de Privacidad y Política de Cookies.